martes, 16 de julio de 2013

Esas cosas que a una la sacan de quicio... Parte 1. La calle.


Hoy discutiremos sobre esas pequeñas cosas que a una mujer con carácter terminan volviéndola casi loca... enagenada, tirando fuego por la nariz, los ojos, las orejas! Saliendo humo de la cabeza...

Empezaré primero por explicar... ¿Por qué sólo las mujeres con carácter? Por que simplemente mis queridas amigas (sonó un poco como elemental mi querido Watson), las chicas que no lo tienen, no se preocupan por esas cosas, realmente no se dan cuenta de esos detalles y es porque además de eso, esas chicas tienen una gran virtud... PACIENCIA, que una chica con carácter, generalmente... no tiene.

Una mina con carácter, sabe lo que quiere, como lo quiere, y lo quiere ¡YA!, sin rodeos, sin hablar de más. Sin necesidad de gastar más tiempo, más aire y más energía de la necesaria... Generalmente para ellas, las respuestas, porque sí y porque no, existen y son tan válidas como cualquier otro tipo de respuesta.

Ahora lo entretenido...

A quién no le pasa que va caminando, apurada por la calle y...

1. Aparecen esas típicas señoras de edad, pero que aún no llegan a ser adultas mayores, pasadas de peso, que comadrean como si el mundo se fuera a acabar en sólo unos minutos... ¡Pero caminando a 1 km por hora po weon, y ocupando toda la vereda!

- ¡¡¡Toda la puta vereda!!! ¿Qué les pasa? y lo peor de todo es que se mueven "inconcientemente" justo, PERO JUSTO, para el lado donde las vas a "pasar" y te bloquean el paso, una y otra y otra vez. Esos son los momentos en que generalmente una piensa "Estúpido Murphy y sus estúpidas leyes de #$%&/()(/&%$# " (Admítanlo, todas decimos eso). Y si no te bajas a la calle para "pasarlas" y seguir tu camino, de tu boca sale un incómodo y tajante "PERMISO." (Si, con el punto) interrumpiéndolas y pasando por el medio. Lo peor de todo es que después de eso terminas siendo tú la comidilla de esas señoras...

2. Aparece el típico vendedor o vendedora, ofreciendo su producto como si fuera la gran maravilla.

- (¡NO WEON/A, NO!) Es lo que una piensa... pero lo que una dice es... No estoy interesada, gracias.
Como si no tuviéramos suficiente con los "cuenteos" de los que nos "jotean" o del pololo y sus excusas por llegar tarde o no poder asistir a tal o cual evento. Tener que aguantar un discurso lavacerebros es lo último que deseas en la vida. Menos cuando se trata de un producto que no necesitas y que sabes bien que jamás usarás ¡¡En tu vida!!

3. Aparecen los Hare Krishna.

- ¡¡¡DIOS!!! ¡¡Pero que rayos les sucede!! no tengo nada en contra de su pensamiento ni de su forma de creer. Pero, por favor. ¿Vender libros a $1000, para beneficiar a su iglesia? ¿Y tratar de convencernos de que su fé es la indicada? NO SEÑOR. Menos bla bla, más al grano. Si su libro es interesante y tiene recetas y bla bla bla bien toma ahí están los mil pesos, pero no me hables de religión.

4. Aparece cualquier persona religiosa.

- ¡MÁS DIOS! Esto es peor que los jóvenes de Hare Krishna, al menos ellos te sonríen y son simpaticones, suaves para hablar y dedicados a lo suyo, son amables. ¡ESTA GENTE NO! Te pisotea, no le importa tu opinión, sólo ellos tienen la razón y sólo ellos, son de la verdadera fé.
Y dale con el cuento de lo malo, lo bueno, que eres una pecadora, date latigazos, reza el rosario!! ¡QUE NO MIERDA QUE NO! ¡Si existe Dios me amará por como soy, con mis virtudes y mis falencias, porque él me creó así! Y si no creo, no creo y punto, y si creo en otra cosa, a esa cosa le deberé respeto. PERO METETE TUS EXPLICACIONES POR DONDE TE QUEPAN PORQUE A MI NO ME INTERESA TU FORMA DE PENSAR SOBRE RELIGION.

5. El Semáforo...

- Y es que se nos hace eterno... sí... eterno. Esperar esa luz verde... mirar para todos lados... ¡TODOS! y nada que llame tu atención para dejar de contar los segundos perdidos en ese semáforo, y saber que viene otro después y después. Los pensamientos que se cruzan por tu cabeza son: estoy atrasada, no llegaré, ¿Qué hora es?, No recuerdo que este semáforo se demorara tanto... que feo el vestido de ella... semáforo de la %&/&%/>8 , ay que lindo/wákala un perro... ¡Semáforo CULIAOOO!, ¡AH! ¡NO VOY A LLEGAR!, (Agarrando el celular) Cata/Cony/Naty/Cami/Pauli/Ale/Gaby/Feña/Caro/Rach/Dani/Javi/Ana/Chica/Gorda/Flaca/Negra/etc... Guárdame un lado/Avisa que llego tarde/ Invéntame una excusa/Me asaltaron/etc... *Inserte cualquier complemento a la mentira, verdad o requisito anterior* gracias, te quiero, besos chau!

Hasta que cambia y eres feliz... por el momento, ya que luego te encuentras con el semáforo que sigue y se repite el cuento.

6. La gente que pide.

- Ok, tengo que admitir que discrepo con el resto... para mí no es molesto y no me saca de quicio, simplemente me detengo y les paso unas monedas. Son los únicos momentos en los que soy una buena samaritana, y no lo digo por vanagloriarme ni lo hago por asegurarme un espacio allá arriba. No sé por que lo hago, no es por lástima... ni pena. O quizás si me da pena. En realidad no lo sé. Sólo busco en la cartera... es un puto acto reflejo.

Pero hay gente que les molesta esto. Espero opinen si les desagrada o no, lo dejo como una "pregunta abierta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada